sábado, 12 de mayo de 2007

Festa dos Callos

Hoy Carmen estará nuevamente pintando en una de sus maratones mensuales. En esta ocasión fue invitada por la Asociación de Mulleres "Amistad" para hacer lo suyo en la Festa dos Callos que ellas organizan desde hace 14 años.
Hoy Carmen llevó las pinturas a la carpa donde se organizaban los últimos preparativos para el día siguiente. Cacerolas, ingredientes, empanadas, sillas, mesas... y una curiosa tómbola.

Pasáos por Santa Mariña. además de pintura, callos, empanada, música... ¿se puede pedir más?

El idioma del arte

El pasado día 25 de Abril Carmen estuvo en la Escola Oficial de Idiomas de Ferrol.

Un centro de estudios lleno de vida, de actividad.

Comenzamos la jornada en la puerta de la biblioteca. Allí Carmen encontró a Berta, la profesora de italiano, una compañera ¡de sus tiempos del Jardín de Infancia!

El día empezaba bien.

Mientras Carmen pintaba en plena clase de Italiano, durante la que Berta nos transportaba a Roma, a los alrededores de Piazza Navona, llegó Quico, buen amigo, profesor del bachillerato artístico en el Instituto Concepción Arenal, con un grupo de alumnos.

Los alumnos escribieron sobre los soportes, según había pedido Carmen, para lo que yo hice un cartelito.

Carmen bajó con sus bártulos hacia la cafetería. Quico y sus alumnos ayudaron a bajar todo.

Allí Carmen pilló por banda a Carlos, el camarero, y una amiga, y comenzó a retratarlos.

En la cafetería Carmen charló con Blanca, la cocinera que estudia inglés y ama a los gatos... y lógicamente ella fue la siguiente modelo.

Pero llegó la hora de cerrar el centro, y de comer. Así que salí a por unas porciones de pizza y comimos en la propia Escola de Idiomas. Carmen, para no perder tiempo, aprovechó y pintó un cuadro de las escaleras vistas desde arriba.

Cuando la escuela volvió a abrir, Blanca llegó puntual y Carmen volvió al cuadro.

Después, un nuevo retrato, más pequeño esta vez.

Luego, después de terminar el pequeño retrato subimos al segundo piso. Allí Cani daba clase de alemán. He de confesar que a pesar de ser un idioma tan sencillo entendimos algo menos lo que se hablaba. De hecho, yo sólo reconocí una palabra:
-"Ferrol".

Cuando ya estábamos a punto de irnos vino Pilar Freire, la profesora de Historia del Arte de nuestra escuela, y Carmen le hizo un retrato desde la parte baja de la escalera.

Tras terminarlo, recogimos y nos volvimos. Doce horas de pintura en vivo, y como resultado, siete cuadros grandes pintados al óleo. Pero Carmen es incansable.

Seguir por e-mail