jueves, 4 de enero de 2007

Acción en Zucre, 3 de Enero de 2007


Ayer, la dueña de este blog -que no soy yo- pasó todo el día en la Cafetería Zucre pintando. Desde las 10 de la mañana a las 10,30 de la noche.

Cualquier otro acabaría exhausto. Pero esta mañana me comentaba:
-"Tengo
mono. Si pudiera, hoy seguía".

En esto se resume el espíritu de Carmen. Esta energía inagotable -casi tanto como el espacio de almacenamiento de Google- es la que hace que apenas se le note cansancio después de todo el ajetreo, tensión, trabajo, etc... que supuso realizar esta maratón de pintura.

Como he tenido la suerte de ayudarle a preparar todo, puedo relatar de primera mano cómo se ha desarrollado el proyecto.

Preparativos
El trabajo empezó días atrás, cuando planificamos todo. Visitamos Zucre para calcular el número de soportes y sus tamaños. Ella echó sus cuentas y buscó mentalmente una posición y un formato adecuados. Hizo un cálculo de tiempo y al día siguiente fuimos a buscar los soportes. Elegimos como material tabla de DM (MDF en inglés), por ser fácil de conseguir en Ferrol y cómodo para pintar con acrílicos, que era el procedimiento idóneo.

Luego vino presentar el proyecto a la prensa para que se hablase de él. Tenemos que agradecer a todos los medios la atención prestada, pero muy especialmente al Diario de Ferrol, RadioFusión/Radio Fene y a la Televisión de Galicia. Asimismo creamos este blog, que ya estaba proyectado tiempo atrás, pero era la ocasión perfecta para abrirlo.

El día anterior, después de avisar a gente que se nos había olvidado -aún así faltó gente por avisar- pasamos por Zucre para dejar los bártulos, los soportes, y hasta una sillita por si acaso. También colgamos los soportes vacíos para calcular el espacio y los numeramos. Unas tres horas de trabajo, pero muy a gusto con Manuel -el dueño del local-, charlando y escuchando música como la de Madeleine Peyroux.

Pintura en Acción
Al fin llegó el día 3. Carmen fue primero para tener todo listo. Yo llegué más tarde.

Cuando entré en Zucre, a las 10 menos diez, los de la TVG estaban entrevistándola.

Al terminar, Carmen plantó su caballete cerca de la barra y empezó a pintar una vista general del café casi vacío.


El primer cuadro fue pintado entre las 10 y las 11 de la mañana.





Los primeros clientes comenzaron a llegar a la cafetería. Algunos, habituales de las mañanas en Zucre. Otros que se acercaban ya temprano para ver a la pintora. A las 11 ya llegaron los primeros voluntarios apuntados en la lista. Una madre con sus dos hijos. Carmen completó el retrato doble entre las 11,15 y las 12,30. Los niños, por su corta edad, se cansaban mucho y no eran capaces de estar muy quietos. Pero Carmen aplicó -que me perdone por echarle tantos piropos- sus superpoderes de pintora y pudo terminarlo con éxito.

El segundo cuadro fue pintado entre las 11,15 y las 12,30.

Entre tanto había venido a vernos un amigo al que no veíamos hacía tiempo. Mientras Carmen pintaba el retrato de los dos niños, Óscar me contaba sus andanzas por Italia...
Antes de que nos pudiésemos dar cuenta ya le posábamos -muy relajadamente, eso sí- para el tercer cuadro.

El tercer cuadro lo pintó Carmen entre la 1 y las 2 de la tarde.


Cuando Carmen colgó el cuadro, el Zucre cerró y salimos a comer. Mi mujer, muy en su línea, quería quedarse allí pintando. Pero conseguimos convencerla entre todos: "Carmen, los artistas también comen"

A la vuelta, sobre las 3,30, Carmen salió fuera a pintar un cuadro de la entrada de la cafetería. Este:

El cuarto cuadro lo pintó entre las 3,30 y 4 de la tarde


Tuve que salir, y mientras Carmen comenzó una vista del interior, pero desde el otro extremo del Zucre.












Cuando volví ya había acabado, y además había hecho un retrato infantil. Lo curioso es que estuve fuera de la cafetería poco más de una hora.

El quinto cuadro lo pintó Carmen entre las 4 y 5 de la tarde















El sexto cuadro fue pintado entre las 5,15 y las 5,45 de la tarde


Con este ritmo siguió Carmen toda la tarde. Nos vinieron a visitar muchos curiosos, amigos, conocidos, alumnos, etc.

La experiencia prácticamente fue una fiesta. Carmen se encontraba feliz, en su elemento. No se notaba su cansancio en ningún momento. Os ponemos a continuación algunas fotos más y las fotos del resto de cuadros pintados ese día. En total fueron diez cuadros, todos en DM menos el cuarto.




El 7º cuadro, pintado de 5,45 a 7 de la tarde









El 8º cuadro, pintado de 7 a 7,45 de la tarde















El 9º cuadro, pintado de 8 a 9 de la tarde






Y el décimo y último de la jornada, un retrato pintado entre las 9,15 y 10,30 de la noche




Estamos encantados:
  • En cuanto a la función reivindicativa, para demostrar que la pintura está viva en nuestra ciudad, a pesar del anquilosamiento y el olor a naftalina de la oficialidad, para demostrar que el arte es algo vivo y que necesita ser mostrado, aunque no nos pongan las cosas fáciles.
  • Compartir experiencias. Un visitante de la jornada le dijo a Carmen "gracias por compartir". Y eso es lo más hermoso de esta experiencia. No sólo Carmen ha estado todo el día pintando, sino que lo ha hecho con gente alrededor, que ha compartido el momento de la creación con ella.
  • Buena compañía. El ambiente ha sido magnífico. Tanto los clientes habituales de Zucre como los ocasionales que se han acercado nos han hecho pasar un día estupendo, entre amigos y con buen rollo.
  • Apoyo. Kilos y kilos de apoyo. Tenemos que dar las gracias a los amigos propietarios del Zucre, a las camareras, clientes habituales y no habituales, visitantes, curiosos, voluntarios, etc, que han hecho fácil el trabajar en esta cafetería. A la prensa y televisión, sobre todo Diario de Ferrol, Radio Fene y TVG, que han cubierto la noticia con mimo auténtico y han hecho posible que se enterase tanta gente. Gracias infinitas a Chelo Loureiro, que nos ayudó cuando esto era sólo un proyecto, poniéndonos los deberes. Gracias a Siro, Manolo Romero, María Manuela, Carlitos, Óscar, Óscar y María, Silvia, Silvia y Xabi, Xan y Gracia, Luis y Luisa, Lúa, Piñón, Eva, Marta y María, Oa, y sus familias y amigos, a los padres de alumnos nuestros y alumnos que nos visitaron, a los voluntarios para retratos, a los curiosos, visitantes, transeúntes... a todos los que sacaron un momentito para estar allí con nosotros, a pesar de que en vacaciones nadie tiene tiempo libre. Gracias a los padres de Carmen, que cuidaron y divirtieron a nuestros hijos para que esto fuese posible. Puede que se me pase mencionar a alguien, pero a todos estamos muy agradecidos.
Ahora queda la exposición con lo que Carmen pintó ayer, durante unos diez días. Junto a la de Derby y a la de Cafeto. Luego... ¡habrá que repetirlo!

1 comentario:

Santi dijo...

Enhorabuena... a Carmen por su obra y a Anxo por su blog, que tambien esta muy bien .. ¡Que se repita!

Seguir por e-mail