miércoles, 5 de diciembre de 2007

Un día en el CAMF

El lunes día 3, Carmen pasó todo el día pintando en el CAMF, como anunciamos. Fue la última acción pictórica del ciclo Pintura en Acción 2007 - Ferrol, que cierra un año entero de maratones, en las que Carmen ha llevado sus pinceles a 14 lugares diferentes de Ferrol, para representar diferentes aspectos .

Como se suele decir, ha sido un broche de oro, pues nos ha resultado, tanto a Carmen como a mí, una de las jornadas más agradables, por el contacto con los residentes y el personal del CAMF.

Aquí os dejo algunas de las fotos. La galería completa puede visitarse en la web de Carmen, o haciendo clic sobre el cuadradito correspondiente, a la derecha de este texto, el que tiene debajo escrito "12-CAMF".



















5 comentarios:

Anónimo dijo...

Uf, os gusta más la publicidad que a un tonto un lapiz.

Anxova dijo...

????
Me lo explique

Anónimo dijo...

Que más que pintar os gusta que vean lo artistas que sois.

Anxova dijo...

No nos avergonzamos de pintar, si se refiere a eso. No hay por qué esconderlo. Carmen ha pintado bastante todo este año, y si usted opina que debería ocultarlo y guardárselo para sí, es muy libre.

Seguramente no es usted un artista, y no entiende que los demás hagan cosas y las muestren. Nosotros vivimos de la pintura, y si no se enseña ¿para qué se pinta?

Cuando se pasa un año seguido pintando, a razón de varios cuadros cada semana, como ha estado Carmen, que lleva unos 350 cuadros pintados sólo este año, es sumamente estúpido, o quizá fruto de un calculado golpe de efecto bastante mal intencionado, decir "que más que pintar os gusta que vean lo artistas que sois". Casi, casi podría decir que suena a envidia.

Pero no lo creo, usted quizá sea de la casta de caraduras y cantamañanas que abundan en nuestro país, y de los cuales en Ferrol tenemos una buena representación, y no entienda que el trabajo tiene su valor, incluso contante y sonante.

Ni siquiera tiene por qué sufrir viendo esta pintura que evidentemente no le gusta. Le invito a dejar esta nuestra página e irse a otras que sean más de su agrado. En mi pueblo, al que va a visitar a quien le cae mal le llaman tonto.

Anónimo dijo...

No cabe duda de que pintar 350 cuadros en un año es una declaración de principios. Efectivamente, no soy artista y creo que tampoco envidioso y, desde luego, no sufro en absoluto. Al contrario, lo paso de maravilla. (Y no diré que me río mucho para no herir su ego).
Coincido con usted en lo de los caraduras, totalmente.

Seguir por e-mail